Los síntomas derivados de la enfermedad de balanitis (I)

Como hemos visto en los post previos, la balanitis consiste en la inflamación del glande, y sus síntomas pueden tener una serie de particularidades dependiendo la causa por la que se produce, dando lugar entre otros a:

-La balanitis candidiásica está caracterizada por la aparición de una erupción enrojecida en el glande, acompañada de dolor o picor. Las lesiones que pueden aparecer son máculas y pápulas (pudiendo estar erosionadas), siendo manchas no sobreelevadas de pequeño tamaño en el caso de las primeras, mientras que las pápulas son sobreelevadas.

-La balanitis por bacterias. En este caso puede derivarse de 2 tipos de gérmenes:

  • Anarobios, produciendo una supuración maloliente y edema del glande.
  • Aerobios, con síntomas muy variables, llegando a producir un pequeño enrojecimiento del glande o incluso la aparición de fisuras y edemas.

-Por herpes. Esta causada por el virus herpes simple (VHS), variando según:

  • Primoinfección para pacientes no expuesto al VHS, con síntomas más graves. Con un período de incubación oscila entre 2-14 días, aparecen pápulas evolucionando en vesículas y a la vez en úlceras dolorosas que pasan a costras.
  • Primoinfección asintomática. Al haber existido  cierta exposición previa al VHS los síntomas son menos intensos y duraderos, con un tiempo de curación más rápido.

Liquen escleroso, de placas blanquecinas en el glande afectando en ocasiones al prepucio. Además pueden darse vesículas hemorrágicas y en ocasiones ampollas y ulceraciones. Al afectar la piel produce liquen escleroso dando lugar a un estrechamiento del prepucio, apareciendo fimosis.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*