Los beneficios y desventajas de la circuncisión en bebés recién nacidos

Con la realización del procedimiento neonatal de circuncisión se consigue una serie de beneficios médicos pero también conlleva ciertos riesgos. Resulta ser un procedimiento rápido y también seguro con riesgos inmediatos como el sangrado, la infección y la lesión peniana, así como complicaciones reconocidas más adelante que pueden incluir un pene encarcelado, estenosis del meato, puentes cutáneos, curvatura, y mal aspecto estético.

Sin embargo, al realizarse la circuncisión en lactantes recién nacidos sanos, la aparición de complicaciones graves es muy baja (apenas del 3%).

Y es que, una circuncisión bien hecha evita la aparición de fimosis, parafimosis y la balanopostitis, asociándolo con una menor incidencia de cáncer de pene. De hecho, entre los 3 a 6 meses de vida, la aparición de infecciones en el tracto urinario es mayor en aquellos niños no circuncidados que en los circuncidados.

Existen casos en que los niños no circuncidados necesiten de la circuncisión cuando padezcan fimosis, parafimosis o balanopostitis recurrente, o porque se solicite por razones étnicas y/o culturales al poco tiempo inmediato a su nacimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*