El diagnóstico y tratamiento de la Balanitis

La entrevista del especialista con el paciente para conocer sus síntomas y su estado (anamnesis), junto con la historia clínica suponen una parte muy importante para el diagnóstico de la balanitis. Por otro lado, la exploración física también es fundamental, permitiendo al médico realizar un diagnóstico sobre las lesiones y sus características.

En muchas ocasiones es necesario la realización de otra serie de pruebas complementarias, como la biopsia cutánea, muy necesaria para descartar lesiones premalignas; o un cultivo de una muestra de las lesiones del glande o del prepucio. En cambio, la realización de otras pruebas como la analítica de sangre o de orina, la radiografía de tórax depende del diagnóstico del médico para descartar otras enfermedades.

Una de las medidas generales para tratar la balanitis es el lavado en la zona afectada con agua templada o con suero fisiológico 2 veces al día y evitar jabones u otras sustancias que irriten.

Con la correcta higiene del pene es posible evitar muchos casos de balanitis, evitando la acumulación de suciedad en el frenillo y en el glande. El tratamiento dependerá de la causa por la que surgió la balanitis. Los tipos de tratamientos los explicaremos en el próximo post.

 

Fuente: webconsultas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*